Saltear al contenido principal

Erratas nació en el quinto segunda de un edificio antiguo de la Diagonal.

Era un piso de estudiantes cutrongo pero con una luz y unas vistas inmejorables a la Sagrada Familia que compartíamos con un músico y un estudiante de Historia del Arte.

Al principio trabajábamos esperando que nos llegaran encargos de traducción en una habitación minúscula con una mesa de Ikea de 1,20 m y flores frescas. En nuestra oficina siempre habrá flores frescas.

Entre encargo y encargo, planeábamos cómo unir fuerzas y ayudar a la gente con una de las herramientas que más utilizábamos en nuestro día a día: la palabra. Así fue como empezamos a potenciar proyectos para que su voz llegase más lejos y pudiesen adaptarse al mundo online.

Ahora vivimos en el mismo edificio, pero en otro piso reformado y más de gente seria”. Aunque se vive mejor aquí, no sabes cuánto echamos de menos la pintura desconchada de las paredes y nuestra mesa de Ikea de 1,20 m.

¿Por qué ERRATAS?

¿Cómo se le pone nombre a una empresa?

El nuestro empezó en una pizarra en blanco. Te parecerá mentira, pero este nombre tiene mucho que ver con nosotras.

De pequeñas nos encantaban las ratas. El peluche favorito de Ro se llamaba Rati, y era la ratita que siempre la acompañaba y, ¿adivinas cuál era el cuento favorito de Núria? Sí, La ratita presumida.

De mayores nos volvimos a reencontrar con las ratas de nuestra infancia, y no puede ser casualidad que lo que corregíamos cada día en los textos que trabajábamos eran precisamente erratas. En cuanto surgió este nombre, las dos lo supimos: así se llamaría nuestra empresa.

Yo soy Ro

  • ¿Ro de qué?, ¿de Rocío? No, de Rosalía (tra, tra).
  • Mi palabra favorita es brétema.
  • Me hago entrevistas en la ducha.
  • Nunca te diré que no a un café.
  • Mis audios de WhatsApp son tan largos que parecen podcasts.

y yo, Núria

  • Crecí en un pueblo de unos 300 habitantes.
  • Si fuera un animal, sería un gato.
  • Tengo un lunar que parece una mancha de boli.
  • De pequeña le daba clases a mis peluches.
  • Me encanta el chocolate negro, pero no me gusta nada el blanco.

¿Crees que nos necesitas, pero no sabes cómo podemos ayudarte? Reserva una minireunión por Skype con nosotras
y lo hablamos.

Volver arriba